viernes, 15 de junio de 2012

El objetivo de la auditoría Externa



Las decisiones económicas y financieras se toman en condiciones de incertidumbre, siempre hay riesgo de que los tomadores de decisiones seleccionen las alternativas equivocadas e incurran en una fuerte pérdida.

En ese sentido, la aportación del auditor independiente consiste en dar credibilidad a la información. En este contexto, la credibilidad significa que la información debe creerse, es decir, merece la confianza de los usuarios internos y externos, tales como: los accionistas, acreedores, funcionarios gubernamentales, clientes y todos los interesados. Estos últimos se sirven de la información para tomas decisiones económicas y financieras.

El riesgo disminuye gracias a la credibilidad que le dan los auditores a los estados financieros. De manera más exacta, aminoran el riesgo de la información, es decir, el riesgo de que la información financiera con que se toma una decisión haya sido falseada.

En la auditoría se buscan y verifican  los registros contables y se examinan otros documentos  que den soporte a los estados financieros. Los auditores logran entender el control interno de la empresa, inspeccionan documentos, observan los activos, hacen preguntas dentro de la empresa y fuera de ella, y realizan otros procedimientos. Así reúnen evidencias necesarias  para emitir un informe (dictamen). En él que señalan que, en su opinión, los estados financieros ha sido realizado de conformidad con las Normas Internacionales de Contabilidad/Normas Internacionales de Información financiera, y también especificando que la auditoría fue realizada de conformidad con las Normas  Internacionales  de Auditoria.

Los estados financieros auditados son el medio aceptado con que las empresas o instituciones presentan sus resultados operativos y su posición financiera. El adjetivo auditados, aplicado a los estados financieros, significa que el balance general, el estado de resultados, de utilidades retenidas y el flujo de efectivo se acompañan de un informe preparado por contadores públicos independientes que expresan su opinión profesional sobre la objetividad de dichos estados financieros.

No son muy confiables los estados financieros preparados por la gerencia y trasmitidos a externos, sin que antes sean auditados por contadores independientes. Al dar a conocer su administración del negocio, los ejecutivos difícilmente serán  enteramente imparciales y objetivos.

En la historia financiera y económica, muchas empresas han maquillados sus estados financieros, en algunos casos han omitido algunos pasivos en el balance general y en otros casos han reportado ganancia ficticias. El principal objetivo de la auditoría de los estados financieros es dar la credibilidad de que las informaciones de suministradas son reales y que cumplen con las normas contables.

Las evidencias reunidas por los auditores se debe centrar en si los estados financieros se presentan de conformidad con las normas contables. De manera más exacta, la auditoria se concentra en las afirmaciones de la gerencia de que los activos incluidos en el balance general realmente existen, de que la empresa tiene su propiedad y los derechos, y de que las valuaciones asignadas se establecieron en conformidad con las normas contables vigentes.  El auditor debe obtener evidencia para demostrar que el balance general contiene todo el pasivo de la empresa, de lo contrario daría una idea totalmente errónea porque algunos pasivos importante fueron omitidos accidentalmente o deliberadamente.


Factores importantes para auditar los estados financieros


1) Transparencia.- Los estados financieros auditados son una muestra de gestión gerencial transparente, pues implica un examen y una opinión por parte de profesionales independientes a la gestión. La transparencia es fundamental para una empresa, entidad y otras instituciones, y para merecer la confianza de accionistas, proveedores,  gobiernos, y otros.

2) Previene riesgos.- La auditoría externa es un mecanismo adicional de control a los establecidos por la Gerencia para las operaciones cotidianas, por lo que fortalece el sistema de control interno. La auditoría contribuye al mejoramiento del sistema de control interno de las empresas, pues incluye un examen de dicho sistema, del cual resultan recomendaciones para la mejora continua y la prevención de riesgos. Aun cuando este no es el objetivo de una auditoría, los fraudes de importancia son detectados por los procedimientos de auditoría aplicados.

3) Detecta distorsiones en la información contable.- Permite a la Gerencia detectar o corregir oportunamente la mala aplicación de las normas contables, errores de estimación y de registro que puedan impactar de manera significativa en los estados financieros y en las declaraciones tributarias de las empresas. Por esta razón, las empresas también exigen estados financieros auditados a sus subsidiarias, como un mecanismo de validación de los reportes financieros.

4) Permite estructurar financiamientos de importancia.- Los estados financieros auditados son requisito indispensable cuando una empresa desea recurrir al mercado de capitales o al sistema financiero por importes significativos.

5) Otorga confiabilidad a la información financiera frente a terceros.- Permite efectuar análisis financieros sobre bases confiables. Además las instituciones financieras y los gobiernos, son cada vez más exigente  a la hora de solicitar los estados financieros auditados para otorgar créditos, concursos públicos, contratos importantes, etc.
   

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada