viernes, 29 de junio de 2012

Contabilidad Forense

La contabilidad forense es una especialidad dentro de la contabilidad, la cual toma  vital importancia a partir 2001, a raíz de los fraudes de auditoría en que incurrieron la Melcont, Arthur Anderson y Enron, que propiciaron serias crisis en el mundo financiero, lo que motivó que los grandes mercados bursátiles buscaran mejores alternativas que pudieran evitar estos tipos de fraudes. Es así que surge la Contabilidad Forense, la cual busca evitar posibles fraudes de magnitud considerable. Luego de estos sucesos, Cientos de empresas han sido auditadas, encontrando que muchas estaban involucradas en el mismo tipo de actividades fraudulentas. Esto creó un sistema de auditoría, con el fin de garantizar la seguridad financiera de los inversores.

La contabilidad forense es el uso de la contabilidad para investigar y prevenir posibles fraudes y otros actos ilegales. A diferencia de un contador financiero, un contador forense es un detective financiero.

El contador forense requiere de una amplia experiencia en el campo profesional, debiendo dominar necesariamente la Auditoria y el Peritaje Contable, así como las normas legales y civiles que se relacionan y las que penalizan.

La mayor parte del trabajo de un contador forense es investigar, estas investigaciones se relacionan con fraude contable y corporativo ante la presentación de las informaciones financieras inexacta por manipulación intencional. Este cambo de trabajo en la contabilidad, también abarca los fraudes empresariales, la falsificación, lavados de activos, entre otros.

La información recopilada y analizada por un contador forense se utiliza en los litigios contra los que cometen actos criminales de fraude. Muchas veces, los resultados se entregan a un abogado para los procedimientos judiciales. Esta información puede incluir las pruebas, así como la pérdida financiera experimentada por una empresa, el gobierno, o un individuo, así mismo los contadores forenses a menudo se utilizan como testigos expertos en estos casos.

Los contables forenses ayudan a los gobiernos, abogados, tribunales, y a las empresas a detectar actividades  fraudulentas. Esto puede incluir la malversación de fondos, fraude, lavado de dinero y fraude de seguros. Incluso se han utilizado para descubrir los activos ocultos en los casos de divorcio.

Para convertirse en un contador forense, una licenciatura es la formación mínima requerida. Este grado puede estar en la contabilidad general o en la contabilidad forense. La mayoría de los contadores forenses también tiene un título de maestría o un certificado de postgrado en contabilidad forense.



0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada