viernes, 4 de mayo de 2012

Resumen técnico de la NIC 16 Propiedades, Planta y Equipo



El objetivo de esta Norma es prescribir el tratamiento contable de propiedades, planta y equipo, de forma que los usuarios de los estados financieros puedan conocer la información acerca de la inversión que la entidad  tiene en sus propiedades, planta y equipo, así como los cambios que se hayan producido en dicha inversión Los principales problemas que presenta el reconocimiento contable de  propiedades, planta y equipo son la  contabilización de los activos, la determinación de su  importe en libros y los cargos por depreciación y  pérdidas por deterioro que deben reconocerse con relación a los mismos.


Las propiedades, planta y equipo son los activos tangibles que:

(a)  posee una entidad para su uso en la producción o suministro de bienes y servicios,  para arrendarlos a  terceros o para propósitos administrativos; y

(b)  se esperan usar durante más de un periodo.


Un elemento de propiedades, planta y equipo se reconocerá como activo si, y sólo si: 

(a)  sea probable que la entidad obtenga los beneficios económicos futuros derivados del mismo; y

(b)  el costo del activo para la entidad pueda ser valorado con fiabilidad.

Medición en el reconocimiento: Un elemento de propiedades, planta y equipo, que cumpla las condiciones para  ser reconocido como un activo, se medirá por su costo.  El costo de un elemento de propiedades, planta y  equipo será el precio equivalente al efectivo en la fecha de reconocimiento.  Si el pago se aplaza más allá de  los términos normales de crédito, la diferencia entre el precio equivalente al efectivo y el total de los pagos se  reconocerá como intereses a lo largo  del periodo del crédito a menos que  tales intereses se capitalicen de  acuerdo con la NIC 23.

El costo de los elementos de propiedades, planta y equipo comprende: 

(a)  su precio de adquisición, incluidos los aranceles de importación y los impuestos indirectos no recuperables  que recaigan sobre la adquisición, después de deducir cualquier descuento o rebaja del precio;

(b)  todos los costos directamente relacionados con la ubicación del activo  en el lugar y en las condiciones necesarias para que pueda operar de la forma prevista por la gerencia;


(c)  la estimación inicial de los costos de desmantelamiento o retiro del elemento, así como la rehabilitación del  lugar sobre el que se asienta, cuando constituyan obligaciones en las que incurre la entidad como  consecuencia de utilizar el elemento durante un determinado periodo, con propósitos distintos del de la  producción de inventarios durante tal periodo.

Medición después del reconocimiento: La entidad elegirá como política contable el modelo del costo o el modelo de revaluación, y aplicará esa política a todos los elementos que compongan una clase de propiedades,  planta y equipo. 

Modelo de costo: Con posterioridad a su reconocimiento como activo, un elemento de propiedades, planta y equipo se contabilizará por su costo menos la depreciación acumulada y el importe acumulado de las pérdidas  por deterioro del valor.

Modelo de reevaluación: Con posterioridad a su reconocimiento como activo, un elemento de propiedades, planta y equipo cuyo valor razonable pueda medirse con fiabilidad, se contabilizará por su valor revaluado, que es su valor razonable, en el momento de la revaluación, menos la depreciación acumulada y el importe acumulado de las pérdidas por deterioro de valor que haya sufrido.  Las revaluaciones se harán con suficiente regularidad, para asegurar que el importe en libros,  en todo momento, no difiera significativamente del que podría determinarse utilizando el valor razonable al final del periodo sobre el que se informa.

Si se incrementa el importe en libros de un activo  como consecuencia de una revaluación, este aumento se reconocerá directamente en otro resultado integral y se acumulará en el patrimonio, bajo el encabezamiento de superávit de revaluación. Sin embargo, el incremento se reconocerá en el resultado del periodo en la medida en que sea una reversión de un decremento por una revaluación del mismo activo reconocido anteriormente en el resultado del periodo. Cuando se reduzca el importe en libros de un  activo como consecuencia de una revaluación, tal disminución se reconocerá en el resultado del periodo. Sin embargo, la disminución se reconocerá en otro resultado integral en la medida en que existiera  saldo acreedor en el superávit de revaluación en relación con ese activo.

Depreciación  es la distribución sistemática del importe depreciable de un activo a lo largo de su vida útil. Importe depreciable es el costo de un activo, o el importe que lo haya sustituido, menos su valor residual. Se depreciará de forma separada cada parte de un elemento de propiedades, planta y equipo que tenga un costo significativo con relación al costo total del elemento.  El cargo por depreciación de cada periodo se reconocerá en el resultado del periodo, salvo que se haya incluido en el importe en libros de otro activo.  El método de depreciación utilizado reflejará el patrón con arreglo al cual se espera que sean consumidos, por parte de la entidad, los beneficios económicos futuros del activo.

El  valor residual  de un activo es el importe estimado que la entidad podría obtener actualmente por la disposición del elemento, después de deducir los costos estimados por tal disposición, si el activo ya hubiera alcanzado la antigüedad y las demás condiciones esperadas al término de su vida útil. 

Para determinar si un elemento de propiedades, planta y equipo ha visto deteriorado su valor, la entidad aplicará la NIC 36 Deterioro del Valor de los Activos.

El importe en libros de un elemento de propiedades, planta y equipo se dará de baja en cuentas: 

(a) por su disposición; o
(b) cuando no se espere obtener beneficios económicos futuros por su uso o disposición.


 Fuente:  IASB Foundation 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada