sábado, 7 de abril de 2012

Análisis de comparabilidad



La aplicación del principio de plena competencia se basa generalmente en la comparación de las condiciones de una operación vinculada con las condiciones de las operaciones efectuadas entre empresas independientes. Para que estas comparaciones sean útiles, las características económicas relevantes de las situaciones que se comparan deben ser lo suficientemente comparables.

Ser comparable significa que ninguna de las diferencias (si las hay) entre las situaciones objeto de comparación pueda afectar significativamente a las condiciones analizadas en la metodología (por ejemplo, el precio o el margen), o que se pueden realizar ajustes lo suficientemente precisos como para eliminar los efectos de dichas diferencias. Para determinar el grado de comparabilidad y qué ajustes son precisos para lograrla, es necesario comprender cómo evalúan las sociedades independientes las operaciones potenciales.

 El análisis de comparabilidad contiene un aspecto (cualitativo) que hace a las condiciones esenciales del objeto a comparar; y otro (cuantitativo) que se refiere a las cantidades involucradas a comparar.

Una de las características fundamentales en su aplicación en los precios de transferencia es que ambas deben cumplirse en forma simultánea. Esto es así, porque no es suficiente que el bien a justificar sea análogo al comparado, sino que los volúmenes involucrados deben resultar similares a efectos de no crear distorsiones en los precios.

Los principales criterios cuantitativos del análisis de comparabilidad son:

·        Los que atañen al tamaño de las empresas en función de las ventas, los activos totales, los bienes de uso o la cantidad de empleados.

·        Los que se refieren a los intangibles existentes en los activos totales, o a la proporción de gastos de investigación y desarrollo con relación a las ventas, a efectos de probar el grado de tecnología involucrada en las operaciones.

·        Los que relacionan las ventas de exportación con las ventas totales.

·        Criterios relacionados con inventarios de bienes de cambio en valores absolutos o relativos para la medición de los niveles de stocks, y sus riesgos inherentes.

Respecto a los filtros cualitativos, son numerosas las diferencias que pueden encontrarse con relación al análisis de comparabilidad, y en la medida que los bienes testeados posean una porción mayor de intangibles implicados, estas comparaciones se vuelven aún más complejas (Ej.: en la industria farmacéutica, dos productos pueden servir para determinada patología, y ambos contener las mismas drogas bases, pero la combinación contenida en cada uno de ellos y la marca patentada, podrían tener como consecuencia precios muy diferenciados entre sí).

Algunas limitaciones que se encuentran en la comparabilidad:

·        Las diferencias de los productos o servicios, de volúmenes, de mercados y de estrategias comerciales.

·        La atemporalidad de la comparabilidad, que implica que al momento de realizar el análisis, se cuente con una cantidad limitada de Información, muy distinta a la que puede tener el Fisco, cuando llega dos o tres años más tarde a efectuar una revisión.

·     La confidencialidad y el secreto comercial de alguna información de un tercero que pudiera resultar necesaria.

·        La inexistencia de empresas comparables en el mercado interno.

·        Las diferencias de exposición de resultados.

·        Las discrepancias que se producen como resultado de la aplicación de
Contabilidades no homogéneas entre los países.

   Las divergencias de idiomas en que se encuentra la información.

Los cincos factores de la Comparabilidad

Siguiendo a las Directrices1 los cinco factores que determinan la comparabilidad son:

1 - Las características de los productos o servicios
2 - Análisis funcional
3 - Términos (condiciones) contractuales
4 - Circunstancias económicas
5 - Estrategias de negocio

1.      Las características de los productos o servicios

Las características de los bienes, tales como particularidades físicas, aptitud de utilización, calidades, disponibilidad y volumen de provisión, son las que en general determinan los precios en el mercado abierto, y esto permite que sean útiles para la comparación de operaciones entre empresas controladas e independientes.

Cuando la transacción no involucre bienes materiales otras serán las particularidades a examinar:

1. Para prestaciones de servicios: la naturaleza y extensión de los mismos.
2. Para préstamos: las tasas utilizadas y los plazos.
3. Para la transferencia de bienes intangibles: tipo de retribución pactada para licencias, patentes, marcas y Know how.
· 
             2.      Análisis funcional

 En este factor debe analizarse la estructura y organización de la compañía y del grupo económico al que pertenece, como así también el entorno jurídico en el que la empresa cumple sus funciones.

El análisis de comparabilidad de funciones, riesgos asumidos y activos utilizados, es un factor esencial cualquiera sea el método utilizado.

El análisis funcional de las propias operaciones del contribuyente bajo análisis, es el más sencillo de realizar por la disponibilidad, la fiabilidad y el grado de detalle de información con que se cuenta, pero esta situación se dificulta cuando hay diversidad de actividades involucradas y se trata de determinar cuál es la función económicamente más importante.

3.      Términos (condiciones) contractuales

En las operaciones efectuadas en condiciones de plena competencia, las cláusulas contractuales definen generalmente, de forma expresa o implícita, cómo se reparten las responsabilidades, riesgos y resultados entre las partes. En este sentido, el examen de los términos contractuales debe formar parte del análisis funcional al que nos hemos referido anteriormente.

Las cláusulas de una operación se pueden encontrar, además de en el contrato escrito, en la correspondencia y en las comunicaciones entre las partes. Cuando no consten por escrito las condiciones contractuales entre las partes, habrá que deducirlas de su conducta y de los principios económicos que normalmente rigen las relaciones entre empresas independientes.

Las condiciones contractuales son aquellas que influyen en la asignación de riesgos entre las partes, en las condiciones de pago, en las condiciones de entrega, en los compromisos de volúmenes de compra previos, en las pautas de  exclusividad etc. y por ello pocas veces son usadas como pilares de una búsqueda, porque la información sobre lo negociado por terceros independientes es en general confidencial y está relacionada con las estrategias particulares de cada empresa y de la decisión de cómo llevar a cabo su negocio.

Aún en el caso de conocer las diferencias contractuales existentes, es difícil valorar y cuantificar de manera responsable, el impacto final de las mismas en los precios o en las rentabilidades.

4-   Circunstancias económicas

Los precios de plena competencia pueden variar entre mercados diferentes incluso para operaciones referidas a unos mismos bienes o servicios; por tanto, para lograr la comparabilidad se requiere que los mercados en que operan las empresas independientes y las asociadas no presenten diferencias que incidan significativamente en los precios, o que se puedan realizar los ajustes apropiados.

Los precios sufren oscilaciones según las diferentes circunstancias que afectan a los mercados en que operan.

Entre otras, la ubicación geográfica, la dimensión y la tipología de los mercados, los niveles de oferta y demanda y el alcance de la competencia, pueden ser determinantes a la hora de fijar los valores de una transacción.

El mercado geográfico es otra circunstancia económica que puede afectar a la comparabilidad. La identificación del mercado pertinente es una cuestión de hecho. Para un cierto número de sectores, los grandes mercados regionales que incluyen a más de un país pueden resultar razonablemente homogéneos, mientras que para otros, las diferencias entre los mercados nacionales (e incluso dentro de un único mercado nacional) son muy significativas.

También es necesario examinar las estrategias empresariales al determinar la comparabilidad con el fin de fijar los precios de transferencia.


Estas atienden un gran número de aspectos propios de la empresa, como pueden ser la innovación y el desarrollo de nuevos productos, el grado de diversificación, la aversión al riesgo, la valoración de los cambios políticos, la incidencia de las leyes laborales vigentes y en proyecto, la duración de los acuerdos, así como cualesquiera otros factores que influyen en la gestión cotidiana de la empresa. Puede ser necesario tener en cuenta estas estrategias empresariales al determinar la comparabilidad entre operaciones vinculadas y no vinculadas y entre empresas asociadas e independientes.

5-Estrategias de negocio


También es necesario examinar las estrategias empresariales al determinar la comparabilidad con el fin de fijar los precios de transferencia.

Estas atienden un gran número de aspectos propios de la empresa, como pueden ser la innovación y el desarrollo de nuevos productos, el grado de diversificación, la aversión al riesgo, la valoración de los cambios políticos, la incidencia de las leyes laborales vigentes y en proyecto, la duración de los acuerdos, así como cualesquiera otros factores que influyen en la gestión cotidiana de la empresa. Puede ser necesario tener en cuenta estas estrategias empresariales al determinar la comparabilidad entre operaciones vinculadas y no vinculadas y entre empresas asociadas e independientes.

Las estrategias de las empresas influencian de manera importante en sus resultados ya que, por ejemplo, muchas veces se sacrifican rentabilidades actuales con el fin de obtener mayores utilidades futuras.

Pasos sugeridos por las directrices para realizar el análisis de comparabilidad

Paso 1: Determinación de los años a ser cubiertos.

Paso 2: Análisis general de las circunstancias de la Contribuyente.

Paso 3: Comprender las características de las transacciones controladas bajo examen, basándose en particular en, un análisis funcional, el método de precios de transferencia más apropiado para las circunstancias del caso, el indicador financiero para testear rentabilidad (en el caso de un método de beneficio transaccional) y la identifican de los factores de comparabilidad que deben tenerse en cuenta para el análisis.

Paso 4: Si existen, examen de comparables internos.

Paso 5: En caso de la necesidad de utilización de comparables externos, probar su fiabilidad mediante la determinación de fuentes de información confiables.

Paso 6: Selección del método de precios de transferencia más adecuado y, dependiendo del método, la determinación del indicador financiero pertinente (en caso del método del margen neto transaccional).

Paso 7: Identificación de potenciales comparables: determinación de las características claves que debe cumplir cualquier transacción no controlado para considerarse como potencialmente comparable, basado en los factores relevantes identificados en el paso 3 y de conformidad con los factores de comparabilidad.

Paso 8: Determinación y realización ajustes de comparabilidad, en caso de corresponder.

Paso 9: Interpretación y utilización de los datos recogidos, y determinación de la rentabilidad arm’s length.

Entradas Relacionadas
El estudio de Precios de Transferencia
Método del Precio de Reventa
Método del Costo Adicionado
Método del Precio Comparable No Controlado
La Importancia de los Precios de Transferencia


Fuente de Información:
Directrices de la OCDE 2010
Centro Interamericano de Administración Tributaria

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada