martes, 31 de enero de 2012

Se estrechan márgenes de las políticas fiscales



Departamento Finanzas Públicas del FMI
Washington
Los déficits de muchas economías avanzadas se redujeron considerablemente en 2011, y la mayoría tiene previsto llevar a cabo ajustes sustanciales durante este año. 
Es necesario avanzar en el ajuste para garantizar la sostenibilidad de la deuda a mediano plazo, pero idealmente esto debería ocurrir a un ritmo que respalde el crecimiento adecuado del producto y del empleo. 
Dados los fuertes ajustes puestos en marcha este año, los gobiernos deberían evitar la aplicación de políticas aún más restrictivas en respuesta a una desaceleración imprevista del crecimiento, y en cambio deberían dejar que los estabilizadores automáticos operen, siempre que haya financiamiento disponible y el objetivo de garantizar la sostenibilidad lo permita. 
Los países que dispongan de espacio fiscal suficiente, incluidos algunos países de la zona del euro, deberían reconsiderar el ritmo del ajuste a corto plazo. Al mismo tiempo, algunos países, EE.UU. y Japón, deben definir claramente sus estrategias a mediano plazo de reducción de la deuda. 
El ajuste debería contar con un adecuado apoyo financiero no de mercado cuando, como en la zona del euro, la confianza del mercado responda lentamente a las reformas.
El déficit 
En las economías avanzadas, los déficits fiscales se redujeron en 2011 en alrededor del 1% del PIB en general, y en apenas un poco menos si se tiene en cuenta la reducción de la brecha del producto.
El déficit total se redujo en 2% del PIB en la zona del euro, y en un aún considerable 11/4% del PIB en términos ajustados en función del ciclo (cuadro 1). Sin embargo, gran parte de la mejora dentro de la zona del euro se atribuye a Alemania, donde el déficit ajustado en función del ciclo se redujo en 21/4% del PIB, gracias a una respuesta extraordinariamente vigorosa de los ingresos fiscales y el empleo frente a la evolución del producto.
El saldo ajustado en función del ciclo también mejoró considerablemente en España, mientras que en Francia e Italia los avances fueron más modestos, dado que las medidas anunciadas o aprobadas en estos países no entrarán plenamente en vigor hasta el próximo año.
Los déficits ajustados en función del ciclo también se redujeron sustancialmente en EE. UU. y el Reino Unido, pero aumentaron marginalmente en Japón debido a los costos de reconstrucción relacionados con la catástrofe natural que golpeó a este país.
Entre los países europeos que aplican un programa respaldado por el FMI, los déficits totales fueron mayores de lo esperado en Grecia debido en parte a una evolución económica más débil de lo previsto. 
Las desviaciones en la implementación de las medidas de ingreso y gasto y el menor cumplimiento tributario sugieren que el déficit ajustado en función del ciclo también superó las expectativas, a pesar de una mejora de 3 puntos porcentuales del PIB con respecto a 2010.
En Portugal, la meta fiscal se cumplió mediante una transferencia excepcional parcial de los activos de los fondos de pensiones colocados en los bancos. En Irlanda, los resultados fiscales globales se mantienen dentro del rumbo trazado, y el saldo ajustado en función del ciclo mejoró 2% del PIB.
(+)
PROYECCIONES PARA LA ECONOMÍA DE EE. UU.

En Estados Unidos, se proyecta para este año una fuerte reducción del déficit ajustado en función del ciclo, de alrededor del 1% del PIB. 
Estas proyecciones se basan en el supuesto de que el Congreso prolongará la reducción de los impuestos sobre la nómina y las prestaciones de desempleo para las personas desempleadas por períodos prolongados más allá de su fecha de finalización a finales de febrero. 
Sin esta prolongación, el déficit ajustado en función del ciclo se reduciría más de 2 puntos porcentuales del PIB, la mayor caída anual en al menos cuatro décadas, lo que tendría.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada